La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

 

Carpintero de cuarta generación

Mi nombre es Juan Miguel Granados Rubio, nací en Almeria, capital, un 11 de Agosto de 1953; al cumplir un año, mis padres partieron hacia América, como tantos; fue en un carguero, Cabo de Buena Esperanza, que mucho distaba de ser un crucero por el Caribe, en busca de un futuro mejor.

 

Argentina fue su destino, como para todo emigrante, el comienzo no fue nada fácil, diferentes costumbres, diferentes comidas y trabajos mal pagos, todo son penurias y recuerdos de lo que quedó atrás, sabiendo que pasarían muchos años antes de poder volver a abrazar a todos los que quedaban en el muelle agitando sus pañuelos.

 

El forjarse un futuro y adaptarse a esa nueva vida para sacar adelante una familia, fueron el motor para, lentamente y con muchos sacrificios, poder encontrar un sitio donde progresar.

Mi pasión por este oficio, se podría decir que es genética, ya que soy la cuarta generación de carpinteros en mi familia, mi tatara-abuelo, se dedicaba a la ebanistería, mi bisabuelo y abuelo materno también lo hacían, todos eran murcianos, al igual que mi madre.

 

Carpintero empezando desde abajo

Cuando cumplo 15 años, decido dejar los estudios, en contra de la voluntad de mis padres, y empiezo a trabajar en la carpintería de él, sin privilegios por ello, aprendí lo primero, a barrer, con el tiempo, vendría armar en el banco, ayudar a echar cola, trabajar herramientas  de mano y por último, lo mas peligroso que tenemos en toda carpintería, las máquinas.

 

En pocos años, comencé a aprender los secretos que tiene este noble oficio, y digo: comencé a aprender y continúo, porque nunca terminas de aprender, siempre hay algo nuevo, ese es uno de los motivos por lo que me encanta mi trabajo, el límite, lo pone tu imaginación.

 

A medida que pasaba el tiempo, al tener la posibilidad de trabajar con buenos artesanos, fuí adquiriendo conocimientos sobre diferentes tipos de ensambles, a barnizar, tornear y diseñar muebles, además de procesos de fabricación en serie, ya que toda la producción, era destinada a la atención de mueblerías.

 

Mis comienzos en Tenerife

En el año '95, llego a Tenerife, buscando al igual que mis padres un día, un mejor futuro, luego de realizar trabajos como empleado en diferentes carpinterías e incluso como agente comercial para una empresa de seguridad.

 

En 1996 empiezo por cuenta propia y en el año 2007, creo en La Victoria de Acentejo, mi actual empresa, Artesanía Almería design, en la cual, doy rienda suelta a mi imaginación, creando diseños que sorprendan por sus líneas o prestaciones, adaptándolos al gusto y necesidades del cliente.

 

Prensa